micros

“Hola”, me dijo solamente. Pero algo más habló: sus ojos, sus manos, sus brazos ansiosos que han acumulado tantos años de callar “te quiero”

2012-04-14
Los encuentros, aquéllos en los que apenas se respira, y las manos que se viven a sí mismas, y la certeza de la carencia y de la furia…