micros

Yo nunca conocí la estupidez, no podía comprender cómo se hacía para no darse cuenta de ciertas cosas patentes… Pero es casi como la imaginé

2010-09-27

Infamia que se yergue hasta que verse ya no puede la cabeza que la comanda —y se la ataca débilmente a sus pies—. Arriba, Dios ríe; ella no.

2010-09-27

Era más fácil —y más entretenido— disfrutarte distante, cuando la fuerza tenaz del espejo te opacaba y le iluminaba, mientras algo se perdía

2010-09-27
Uno puede desatender la vida y suponer que ya no hay más a dónde ir; pero el destino nos arrastra, y no en manera educada.