micros

Uno de esos amores por los que das la vida, pero por los que no puedes sacrificar tu comodidad…

2010-02-12
Entretanto, los animales que debían custodiar la entrada decidieron que el calor ameritaba una siesta, y así fue que Martín conocio el miedo