micros

Por más que se escondan y que se traguen a sí mismos ellos saben que son insignificantes, detestables acaso… y por eso hay que temerlos.

2009-12-08
«Qué pobres estamos todos, sin un pan para comer, porque nuestro pan lo gasta el patrón en su placer»