micros

Entretanto, los animales que debían custodiar la entrada decidieron que el calor ameritaba una siesta, y así fue que Martín conocio el miedo

2009-11-08
… desde un borrador arrugado y amarillento y que te apuñalan —como dice (y dice bien) la canción— “de la espalda al corazón”.