micros

Quitó una rama: ahí, en la rivera del Balsas, encontró a su mujer con el terrateniente. Hirviendo todo en furia, se fue. Volvió con la bola.

2009-11-01

No, ese lugar‐tiempo, el de la perfecta felicidad [perfecto parasitismo] no lo vamos a encontrar después: le hemos renunciado para vivir.

2009-11-01

Gracias a la opresión en el pecho que no te deja respirar (como en el llanto, como con el agua helada) se encuentra la angustia objetiva.

2009-11-01

El tener que respirar todo el tiempo, sin poder detenerse, a pesar de mi pesar; el no poder dejar de vivir sin morir: La condena primigenia.

2009-11-01
Antes de abrir la puerta, quizás deberías asomarte: Puede no gustarte lo que veas, puede que la vergüenza te carcoma ante la mirada ajena.