En el momento más adecuado para alcanzarla, en el raro instante que pudo ver sus ojos sin que ella lo mirara, un tropiezo. Gran pérdida ¿no?