Explicaciones ontológicas e implicaciones éticas de la soledad

—Así le dijo la hija de puta— Y no se arrepintió jamás → Jamás nunca ← Ni aún cuando, carcomida de gangrena, la lapidó misericordioso y rio.