Soy incapaz de enfrentarme al rojo amanecer del ocaso sin que mi corazón se queme… no hay razón: sólo el anuncio de la muerte.