En el malhadado camino a nada; la pena de andarlo se resarce por las frescas sombras de los árboles y los cruentos filos de las piedras.