…El poder de una canción para destrurir un alma que ya se había acostumbrado a la serenidad.