Y las cosas ahí están, y no se mueven, como si retaran para que se las viera, como si esperaran en serena calma su destrucción.